+51 995 955 412 (whatsapp) informes@paracaidismo.pe

TESTIMONIOS

MIJAIL VILLAR

Hacía ya tiempo que me interesaba el deporte del paracaidismo, pero me fue muy difícil de encontrar información al respecto, hasta que, en una búsqueda en las redes, me enteré de la existencia de SKIP – SkyDive Inka Peru.

Asistí a una reunión explicitaría y al poco tiempo me inscribí en un curso – de una semana – que me llevaría a hacer mi primer salto. Del curso en tierra recuerdo el marcado énfasis en los temas de seguridad, en la insistencia de aprender y de dominar los procedimientos en casos de emergencia.

Transcurrido el curso en tierra, y ya en el campo aéreo, tal insistencia (hasta ese momento teórica) se convirtió en una realidad palpable… me llamó poderosamente la atención el detalle y minuciosidad con la que David – nuestro instructor – revisaba cada detalle de nuestro equipo y de la aeronave.

Llegó el momento de subir a la avioneta y enfrentar la prueba máxima: ascender con la puerta del avión abierta, sentir el viento en el rostro y el rugir de los motores, para finalmente saltar al vacío. Fue en ese momento- cuando sensaciones y sentimientos se encontraban y mezclaban, donde todas las previsiones e insistencias en la seguridad se volvieron palpables: Si (en el improbable caso) algo salía mal, mi instrucción y procedimientos eras mi línea de salvación. Fue de las mejores experiencias en mi vida…y como tal, solo esperaba repetirla a la brevedad.

Después de algunos saltos ya, la posibilidad de hacer un curso en Florida, USA se volvió en algo concreto. La experiencia superó mi expectativa: la logística, los instructores, la infraestructura, las prácticas en el túnel de viento completaron aquello que anhelaba saber.

Hoy ya soy un paracaidista con licencia USPA (U.S. Parachute Association) y espero seguir ascendiendo en este maravilloso deporte.

SABINO CHÁVEZ

Empecé hace 4 años el curso de caída libre en Skydive Inka Peru, por motivos personales lo tuve que dejar, posteriormente tuve que volver hacer el curso completo nuevamente, si bien es cierto ya lo había cursado, pero el tiempo transcurrido sin saltar obligo a los Instructores a tomar la decisión por seguridad de que haga todo el proceso de nuevo, al principio no me gustó mucho la idea, pero al volverlo hacer, comprendí porque habían tomado esta decisión. ¡Mi seguridad!, el entrenamiento riguroso y los primeros saltos espectaculares, llenos de emoción y adrenalina pura, este curso e cambio la vida!, en cada salto tengo un trabajo por hacer para mejorar mi nivel de paracaidista, no hay otra forma de mejorar si no es saltando, en los libros sale la teoría bien chévere, pero en el aire a 120 MPH, las cosas suceden muy rápido y serán muy divertidas si tienes todo claro, es un deporte seguro si cumples las normas, una vez que abres el velamen empiezas a volar a disfrutar el espectáculo aéreo, para luego aterrizar el velamen, que deberás hacerlo como si se tratase de un avión, pero es una maniobra muy simple.